Etiquetas

, , , , ,

Global-Warming-World-On-Fire-HD

El calentamiento global que hoy nos preocupa tanto no es algo nuevo el la Tierra, también ocurrió hace 55,8 millones de años cuando la temperatura subió 6 grados. Los hielos se derritieron y proliferaron especies típicas de los trópicos en los mares polares, cambiaron de dirección las corrientes marinas. La mitad de las especies de microorganismos del lecho del mar se extinguió. Pero los grandes cambios climáticos llevaron también a que los mamíferos se diversificaran haciendo posible la posterior evolución de los primates hasta la especie humana y una explosión de insectos que invadieron el planeta. Que no se me mal-interprete, lo que quise decir es que sin ese cambio el Hombre no existiría, nada más.

CMIP5-global-LT-vs-UAH-and-RSS

No llegar a estos extremos climáticos de extinciones masivas, podría* depender de nosotros, de cuánta conciencia tomemos del problema que se conoce como “influencia antropogénica”: Los cambios climáticos producidos por la actividad humana. Las emisiones crecientes de CO2 (dióxido de carbono), los aerosoles, la contaminación, las detonaciones nucleares en la atmósfera, la deforestación y la conversión de la tierra a actividades agrarias, ganaderas e industriales.
No sabemos si es reversible, pero podemos hacer que el problema no sea tan grave. Con algunos pequeños cambios en nuestra conducta podemos ayudar a reducir las emisiones de CO2 y con ello ayudar a la vida de nuestro planeta entero:

  • Podemos reemplazar las luces tradicionales por las de bajo consumo fluorescentes o LED’s. Consumen un 60% menos electricidad que las tradicionales. Este cambio reduciría en 140 kilos al año nuestra emisión de dióxido de carbono.
  • Siendo más tolerante con la temperatura ajustando la calefacción y el aire acondicionado 2 grados menos en invierno y 2 grados más en verano podríamos ahorrar unos 900 kilos de CO2 al año. Además de evitar el uso del agua caliente cuando es innecesaria y lavando la ropa con agua fría o tibia. Secar la ropa al aire libre la mitad del año podría reducir en 320 kilos la emisión CO2 al año.
  • La fabricación de papel reciclado consume entre 70% y 90% menos energía, además de evitar que continúe la deforestación. Así que comprar productos de papel reciclado, tiene un doble beneficio.
  • Consumir alimentos frescos en lugar de la comida congelada que consume 10 veces más energía.
  • Cuando sea posible, podríamos comprar los productos sin envase ya que reduciendo un 10% la basura, cada uno podría ahorrar 540 kilos de CO2 al año.
  • Utilizar eficientemente los aparatos eléctricos; sobre todo los dedicados exclusivamente al ocio y apagar los aparatos de radio, televisión, etc. que no se estén usando.
  • Conducir correctamente, utilizando el cambio adecuado a cada velocidad, sin frenar ni acelerar bruscamente y evitar circular en horas punta. Pero, por supuesto, tendríamos que intentar usar menos el auto: Caminar, ir en bicicleta, compartir el vehículo y usar el transporte público. Usar el auto 15 km menos por semana evita emitir 230 kilos de CO2 al año.

Así, si cada uno ajusta un poco el derroche energético las perspectivas serán mucho mas alentadoras, es aquí y ahora cuando podemos hacerlo. Cientos de pequeños cambios, en miles de personas quizá produzcan un cambio mayor. Leer este artículo ya es un avance en la “conciencia global”, poner algo de esto en práctica, mucho más, y si lo das a conocer a tus amigos compartir es lo mejor que podemos hacer, pero eso sí, no lo imprimas por favor.

(*) podría:  Condicional simple.

Anuncios