Etiquetas

, , , , , ,

corchoEl corcho es conocido para cerrar recipientes desde el imperio romano. Tapaban las ánforas de vino con un trozo de corteza de alcornoque envuelto en brea o resina. Mucho más adelantado que los griegos se habían limitado a extender sobre la superficie del vino una capa de aceite que lo protegía de la oxidación.
Tras la caída del imperio romano no hay documentos del uso del alcornoque hasta que en el siglo XVII, Don Pierre Perignon, un monje encargado de la bodega en la abadía benedictina de d’Hautvillers, situada en la Champagne francesa, comenzó a hacer experimentos sobre vinos con doble fermentación, que en su proceso debía destapar y volver a tapar, así creó el champagne. Don Perignon, quien en uno de sus viajes a la abadía benedictina de San Feliu de Guixols (Cataluña), descubrió el uso del tapón de corcho sirvió perfectamente para su vino espumante.

alcornoqueCorcho no es el tapón sino el material del que está hecho: La corteza del alcornoque (Quercus suber), un tejido vegetal que se denomina felema y que recubre el tronco del árbol. El desarrollo del corcho parece ser fruto de la evolución del alcornoque para la protección contra el fuego, muy frecuente en el clima de veranos secos del Mediterráneo occidental.

La industria europea del corcho produce 340.000 toneladas de corcho al año. Los tapones para vino representan sólo un 15% del uso del corcho, pero representa un 80% del negocio.

El corcho tiene cualidades inigualables que todavía ningún invento humano ha logrado mejorar:

  • Ligero: el 88% de su volumen es aire, por lo que su densidad baja y flota.
  • Elástico: la capacidad de recuperar el volumen inicial luego de sufrir una deformación. El corcho puede comprimirse hasta la mitad de su longitud sin perder flexibilidad, y recupera su forma y volumen en cuanto se deja de presionar.
  • Alto coeficiente de rozamiento: la superficie del corcho está cubierta por microventosas que le permiten una gran adherencia y frenan su deslizamiento.
  • Impermeable: los líquidos y gases no pasan a través del corcho o es muy dificultosa, es prácticamente impermeable. Su resistencia a la humedad le permite envejecer sin deteriorarse.
  • Poder calorífico elevado: el corcho generara tanto calor como el carbón vegetal, unas 7.000 Kcal/kg.
  • Manejable: puede ser modificado artificialmente el contenido en agua del corcho, hirviéndolo, para facilitar los procesos industriales, como el corte, por volverse más blando y elástico.
  • Baja humedad: la humedad no supera el 9% de su peso, siendo normalmente del 6%. Esta baja humedad hace casi imposible la proliferación de microorganismos.
  • Aislante térmico: la función natural del corcho es proteger al árbol que lo genera. Su estructura impide circular el aire, tiene bajo contenido de agua y la falta de conductividad de sus compuestos lo hace aislante de forma efectiva. Resiste el paso del calor treinta veces superior a la del hormigón.
Anuncios