Etiquetas

, , , , ,

Henshall-Fly_Fishing-LandingLa pesca con caña es una de las actividades humanas que menos ha cambiado en la historia de nuestra civilización. Con muy pocas innovaciones tecnológicas la práctica sigue siendo la misma. Apenas se ha evolucionado en materiales y, sobre todo, en el confort y la comodidad de quienes lo practican. Quizá uno de los mayores cambios no tiene que ver con los métodos sino con las razones. Hoy se realiza como deporte o pasatiempo. Pero el más significativo es el “Catch & Release”: pescar y devolver.

Como de costumbre, cuando se indaga en la historia de alguna actividad casi siempre aparece una referencia a la China de hace 3000 años. Ocurre con la informática y sus ábacos, los descubrimientos con la brújula, en la construcción con la carretilla. El reloj, el papel, los billetes, la pólvora el paraguas y la pesca con mosca.
Ya en el periodo de la dinastía Shang (1600 a. C. – 1046 a. C.) se usaban moscas artificiales para capturar peces. Pero no describe la manera en que lo hacían.
La primera mención detallada es de Macedonia, en el siglo II A.C. Por aquellos tiempos, Claudius Ealian cuenta “… he oído de la forma en que se pesca en Macedonia y es la siguiente:… entre Baroca y Tasalonica corre un río que se llama Astracus y en él existen peces de piel moteada, estos peces se alimentan insectos del lugar y sobrevuelan río, cuando estos peces se percatan de la presencia del insecto, se sitúan debajo de él y nadan lentamente hacia la superficie del agua atrapándolo de la misma manera que un lobo se lleva a una oveja de la granja. Los pescadores no usan a estos insectos como carnada, ya que pierden el color y las alas y dejan de ser atractivos para los peces. Envuelven un anzuelo en lana roja y le agregan plumas blancas. La caña es de dos metros de largo y la línea igual longitud. Lanzan el señuelo al agua y el pez lo muerde quedando atrapado.
En 1360 textos alemanes mencionan la pesca de la trucha usando un “gancho emplumado”. En Gran Bretaña en los siglos XIV y XV, hay menciones pero ninguno describe las técnicas utilizadas. En España, la primera referencia es el Manuscrito de Astorga de 1624 en el que Juan de Bergara define los diferentes tipos plumas y cómo montar 33 modelos distintos de moscas.
Para desarrollar la actividad hay que prepararse, tanto físicamente para conseguir el estilo y el “swing necesario” como mentalmente, para realizarlo oportunamente además de estudios previos que serán beneficiosos, como del clima, de los hábitos de los peces hasta conocimientos de entomología para entender qué insectos son su alimento en esa zona y ese momento y como se comportan.
La pesca deportiva, que tan poco ha variado por milenios, incluye una modalidad que es compatible con el cuidado del hábitat y el entorno natural: Más conocido como “Catch & release” atrapar y soltar, es la pesca con devolución. Supone un cambio drástico de mentalidad en quien comience a practicar la actividad. Ya no pensará en el “trofeo” que llevará a casa y del que presumirá, pero ya no depredará los ríos o las costas.
Para ello deberá cambiar sus anzuelos ya que los comunes incluyen una “rebaba” (esa parte punzante que apunta hacia atrás, con la que el pez queda atrapado). La eliminación de la rebaba supondrá un mayor desafío u una mayor preparación y no incluye la muerte del ejemplar que al devolverlo se conservará el ambiente favoreciendo el desarrollo de ejemplares mayores.
Mi experiencia me dice que aquellos que realizan esta actividad se convierten en los más fervientes defensores del ambiente, para preservar el recurso que incluye: especies nativas de peces, insectos, la flora fluvial y lacustre, el aislamiento de la polución y contaminación (incluida la del turismo).
Anuncios