Etiquetas

, ,

Louvre – Rayos X – Prado

El cuadro más famoso de la historia es, sin duda, La Gioconda de Leonardo di ser Piero da Vinci. Pero a fuerza de idealizarlo uno puede perder conciencia de lo que es. Mide sólo 77 x 53 cm. y está pintado sobre 2 tablas de madera verticales pegadas.
El cuadro fue adquirido en 1517 por el rey Francisco I de Francia, en cuya corte pasó Leonardo los tres últimos años de su vida. El monarca pagó por el la respetable suma de 492 onzas de oro y lo utilizó para decorar su cuarto de baño de Fontainebleu. En 1800, Bonaparte la llevó a París y en 1804 lo instala en el Louvre.

Su nombre, La Gioconda (la alegre), deriva del nombre de la modelo: la esposa de Francesco Bartolomeo del Giocondo. Se considera el mejor ejemplo de sfumato, técnica muy dominada por Leonardo.

Aunque siempre es noticia por su fama, también, ha tenido sus historias y además de aparecer en toda Historia del Arte que se precie, ha aparecido en los periódicos, en la sección de policiales:

El 21 de agosto de 1911, Vicenzo Peruggia, un ultranacionalista italiano, decidió que La Gioconda de Leonardo Da Vinci, debía retornar a su país de origen. Para ello, la robó del Louvre de París, escondiendo el cuadro debajo de sus amplias ro pas. Su paradero fue desconocido hasta que, dos años después, un anticuario florentino recibiera una carta ofreciéndole el cuadro. El malhechor fue arrestado y La Gioconda retornó a Louvre tras haber pasado dos años debajo de la cama de Peruggia en una fonda de París.

La Mona Lisa es la obra de arte más reproducida de la historia, por lo que tiene la desventaja de ser “demasiado famosa”. Hoy en día solo puede verse a través de un grueso cristal antibalas (dicen en el Louvre que es incluso es antimisiles), detrás de ordas de turistas con sus cámaras con flash y en una habitación en penumbra.

Ha sido reproducida y recreada en todos los medios imaginables (incluso por artistas y diseñadores de la talla de Salva dor Dalí, Andy Warhol o Sigeo Fukuda). El museo del Prado posee una copia que fue píntada en la misma fecha que la original, posiblemente por Andrea Salai o Francesco Melzi, alumnos de Leonardo.

Anuncios