Etiquetas

, , ,

Foto: André Kongevold

Foto: André Kongevold

El primer restaurante (con esa denominación), del que se tenga noticia abrió sus puertas en París en 1765, cuando un mesonero apellidado Boulanger (panadero), abrió una casa de comidas y colocó un letrero en el que se leía (en latín vulgar): VENITE AD ME OMNES QUI STOMACHO LABORATIS ET EGO RESTAURABO VOS “Venid a mi casa hombres de estómago cansado y yo os restauraré”.

La frase tuvo tanto éxito que desde entonces las casas de comidas pasaron a llamarse “restaurantes”. Casualmente, en Francia, las pastelerías se llaman “Boulangeries”, pero supongo que no por monsieur Boulanger sino porque se trata de panaderías*.

Pero a los que creen que el de Boulanger fue el primer restaurante los invito a darse una vuelta por Casa Botín, el restaurante más antiguo que todavía está en actividad en Madrid, fundado en 1725, algunos añitos antes. Su historia aquí.

(*) Boulanger: Del francés medio y viejo, bolengier (panadero), del viejo picardo Boulenc (panadero), de origen germánico,  bolla (“pan”), del Proto-germánico Bullo (bola – objeto redondo),  del el antiguo alto alemán bolla (harina de trigo ), holandés medio bolle (pan redondo), el alto alemán medio bolle (recipiente esférico), del danés bolle (pan), viejo Inglés bolle, bolla (cuenco) etc.

Anuncios